Limpieza con hielo seco

Limpieza con hielo seco

Todo para una industria limpia. En el área de sistemas industriales de limpieza, Kärcher ofrece soluciones inovativas y eficientes para todos los requerimientos.

Limpieza impecable

Ventajas de la pulverización con hielo seco

  • Limpieza sin trabajo previo
  • Tiempos de inactividad mínimos
  • Limpieza ecológica
  • No se dañan las superficies
  • No quedan restos

Limpieza = frío por aceleración

El peletizador acelera los pellets de hielo seco de hasta 3 mm con aire comprimido hasta alcanzar más de 150 m/s. Este frío de -79 °C congela la suciedad, que se agrieta. Los pellets de hielo seco, con su gran velocidad, pueden entonces diluir la suciedad fácilmente. Un método especialmente eficaz de eliminar prácticamente cualquier suciedad cuidando el material.

De dióxido de carbono a hielo

En el proceso de producción, dióxido de carbono líquido se introduce en el cilindro de presión del peletizador y se convierte en nieve de hielo seco por la caída de presión. Un cilindro hidráulico comprime esta nieve de hielo seco, que a continuación es presionada por una placa extrusionadora. Se producen, de este modo, varillas de hielo seco que luego se rompen y forman pellets.

Limpieza en todas las zonas

Fabricación de maquinaria, acero y metal

Con el peletizador de Kärcher, la limpieza a fondo y de mantenimiento de máquinas de producción, robots de soldadura, cintas transportadoras y cabinas de pintura resulta especialmente fácil.

Imprentas

Después de la pulverización con hielo seco, todas las máquinas y cilindros de impresión, herramientas, etc., quedan como nuevos.

Industria eléctrica y maderera

La pulverización con hielo seco resulta, asimismo, ideal para limpiar máquinas para trabajar la madera, generadores, turbinas, armarios eléctricos, etc.

Industria de plásticos y de embalajes

El pulverizador de hielo seco elimina silicona y goma, así como pinturas, barnices y otros tipos de suciedad de moldes de inyección y cadenas de producción.

Industria del automóvil

Nuestros peletizadores eliminan aglomerantes y separadores de partes y piezas mecanizadas. También eliminan sin más los residuos de silicona, goma, pintura, barniz, revoque de yeso, etc., de moldes de inyección, herramientas y cadenas de producción completas. Todo se limpia sin que quede rastro.

Industria alimentaria, farmacéutica y cosmética

Con un peletizador, puede limpiar máquinas mezcladoras y embotelladoras, cadenas de producción, sistemas de manejo, depósitos y hornos de coquizaciones, quemaduras, incrustaciones, grasa y almidón.

Industria papelera

En las instalaciones de la industria papelera se hacen depósitos de cola, cal, polvo y celulosa, lo cual produce averías en los equipos y pérdidas de calidad. Las instalaciones limpiadas con hielo seco vuelven a estar limpias más rápidamente y, con ello, también antes en funcionamiento.

Municipios

Grafitis y chicles: el problema de muchos pueblos y ciudades. En este caso, se necesita un método de limpieza que limpie las paredes y superficies a fondo, pero también de forma respetuosa, como lo hace el peletizador de Kärcher, que elimina la suciedad sin dañar el material de fondo.

Hielo seco con producción propia

Gracias al peletizador de Kärcher, también puede fabricar sus propios pellets de hielo seco. De este modo, no tendrá ningún tiempo de espera y ahorrará costes de compra y transporte. Idealmente, en una limpieza con hielo seco acabado de producir, el tiempo de limpieza se reduce a la mitad. Cuanto más recientes sean los pellets, mejor será también el resultado de limpieza. Con la posibilidad de escoger el momento de producción, el proceso de trabajo mejora aún más.

Con los peletizadores de los modelos IP 55, IP 120 e IP 220, Kärcher ofrece la solución de producción óptima para cada necesidad en cuanto a cantidad de pellets de hielo. El hielo seco producido con los peletizadores de Kärcher es idóneo también para la refrigeración de productos especialmente sensibles al calor (por ejemplo, en el sector alimentario).

La caja de hielo seco de Kärcher para el transporte y almacenaje de los pellets de hielo está disponible en dos versiones: como caja desechable de poliestireno para alojar hasta 25 kg de hielo seco y como caja reutilizable de polipropileno expandido (EPP) para alojar hasta 100 kg de hielo seco. La caja reutilizable tiene muy buenas propiedades aislantes, es ligera y muy duradera.

¿Cuán importante es la calidad del hielo seco?

La experiencia demuestra que con pellets de hielo seco recién producidos se puede limpiar mucho mejor y más rápido. Por eso, en la pulverización con hielo seco, es esencial utilizar siempre que sea posible hielo seco recién producido.

El hielo seco de varios días pierde densidad y, con ello, se reduce el rendimiento de limpieza. El resultado es que se necesita más hielo seco para limpiar una superficie determinada. Además, el hielo seco se sublima continuamente, lo cual significa que, por ejemplo, de 100 kg originales de pellets de hielo seco, al día siguiente tan solo quedan unos 92 kg.

El impacto medioambiental de la pulverización con hielo seco

Sin sustancias peligrosas

En la pulverización con hielo seco no se utilizan sustancias químicas ni disolventes nocivos ni dañinos para el medio ambiente. En consecuencia, no se producen vapores nocivos ni que impliquen un peligro para la salud y, de este modo, no existe ningún riesgo de que los empleados hagan uso de sustancias peligrosas o dañinas para la salud.

Eliminación de residuos sencilla

Tras la pulverización con hielo seco no quedan restos de detergente abrasivo. La suciedad disuelta cae al suelo y puede ser barrida. Lo único que debe eliminarse es la suciedad que se genera. Sin embargo, si se utilizan sustancias químicas y disolventes, quedan residuos tóxicos que son costosos de eliminar.

Sin residuos secundarios

Al utilizar un chorro de agua, arena o sosa, el propio producto proyectado se convierte en un residuo problemático cuando se han limpiado con él ensuciamientos peligrosos. Se produce una cantidad muy grande de residuos secundarios que, según las circunstancias, pueden ser muy costosos de eliminar en cuanto a esfuerzo y gasto.

Producción de dióxido de carbono

El CO₂ se genera como producto secundario en otros procesos de transformación de la industria. Por ejemplo, se genera dióxido de carbono en el lavado de CO₂ en la síntesis del amoníaco y del metanol. Una gran parte del CO₂ utilizado se consigue a partir de un gas bruto de dióxido de carbono que se produce en procesos químicos de transformación de crudo y gas natural como gas de escape. También se produce dióxido de carbono en procesos de transformación en centrales eléctricas o procesos de fermentación.

Por ello, en los países industrializados, el CO₂ ya no se produce por separado o de manera adicional y la combustión de combustibles fósiles para generar CO₂ ha desaparecido totalmente.

Equipo de seguridad

Protección para oídos

Dado que el nivel sonoro en la pulverización con hielo seco a veces es mucho mayor de 85 dB(A), es necesario llevar protección para oídos.

Guantes

Como protección contra la congelación a causa de los pellets de hielo seco, se recomienda el uso de guantes.

Gafas de protección

Para proteger los ojos de partículas voladoras, se recomienda el uso de gafas de protección. También es aconsejable un sistema completo que conste de casco, visera y protección para oídos.

Protección respiratoria

Según la formación de polvo o la concentración de CO₂ que se origine, es necesario utilizar una protección respiratoria ligera o incluso fuerte.

Alerta de dióxido de carbono

Para detectar la concentración de CO₂ en el aire de respiración, el personal pulverizador debería llevar un detector personal de CO₂ que hace sonar una alarma en cuanto se alcanza una concentración crítica.

Ponte en contacto

1 + 12 =